Skip to main content

Durante los últimos años hemos hecho cambios y decisiones que invariablemente han terminado por alterar nuestra salud.  Estos cambios en nuestra alimentación, estilo de vida, vía de nacimiento, exposición a medicamentos, etc. han ocasionado un alarmante aumento en las enfermedades crónico-degenerativas como el sobrepeso, la obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades neurológicas y psiquiátricas como autismo, ansiedad o depresión, enfermedades autoinmunes, como enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, entre otras. Si algo sabemos con certeza, es que todas estas enfermedades tienen un punto en común: la alteración de la microbiota intestinal, más específicamente, la alteración de la simbiosis huésped- microbiota, que no es más que la relación de beneficio mutuo que hay entre nuestro cuerpo y los microorganismos que viven en él. 

termómetro

termómetro

La mayor cantidad de microorganismos en el cuerpo humano vive en el intestino, en donde las células microbianas están presentes en la misma cantidad que todas las células humanas juntas. Hay de 150 a 200 veces más genes en la microbiota de un individuo que en todas sus células. Esto explica porqué la microbiota es tan importante en el simple funcionamiento de nuestro cuerpo (en diversos procesos metabólicos que producen sustancias importantísimas para nuestras células), y porqué su disfunción es la base para provocar diversas enfermedades tanto intestinales como extraintestinales, en cualquier órgano y sistema de nuestro cuerpo. 

Por lo tanto, para conseguir una buena salud debemos buscar esa simbiosis, ese equilibrio entre el huésped, es decir, nuestro propio cuerpo, y los microorganismos que en él habitan.  Pero conseguirlo va más allá de simplemente mejorar nuestra microbiota. Como su nombre lo indica, la simbiosis es una relación bilateral, de beneficio mutuo, en donde participan factores de ambos lados. En esta relación participan principalmente 4 ejes: 

microbiota

microbiota

  1. La microbiota intestinal: Debe ser rica y diversa con bacterias potencialmente benéficas (principalmente gram positivas). 
  1. Permeabilidad intestinal: A lo largo de las paredes del intestino se encuentra la barrera intestinal, que selecciona el tamaño de las moléculas que deja pasar a la sangre y a las neuronas del sistema nervioso intestinal y por lo tanto nos protege de aquellas que son potencialmente dañinas ya sea por su tamaño, peso atómico o características. Una microbiota intestinal pobre o poco diversa provocará una alteración en la permeabilidad de la barrera intestinal, dejando pasar moléculas dañinas al sistema sanguíneo o nervioso.
  1. Inflamación: Secundario a esta permeabilidad intestinal alterada, nuestro cuerpo absorbe moléculas potencialmente dañinas y en un momento dado decide defenderse de esa agresión con todo lo que tiene a la mano, principalmente células de nuestro sistema inmune que, para defendernos, terminarán por liberar sustancias proinflamatorias, que provocarán inflamación y que seguirán circulando en nuestra sangre, nervios e intestino, cronificando el problema y agravándolo cada vez más. Estas sustancias proinflamatorias que circulan permanentemente en nuestro cuerpo son las responsables de muchas de las enfermedades crónicas de mayor incidencia actualmente a nivel mundial.
  1. Estrés oxidativo: Entre las células inmunes que liberan sustancias proinflamatorias, algunas (como los macrófagos, por ejemplo) producen sustancias altamente oxidantes, como el monóxido de nitrógeno, entre otros. Estas sustancias provocan un estado de estrés oxidativo que destruirá diversas proteínas, células humanas (nuestras propias células) y bacterias que no soportan esa cantidad de oxidantes. Las bacterias que eran potencialmente protectoras y que han sido destruidas por el estrés oxidativo en el ambiente intestinal, terminarán por ser reemplazadas por bacterias potencialmente patógenas que soportan mejor estas condiciones. 

Así, la simbiosis es la relación de estos 4 ejes: una relación en la que la disfunción de uno de ellos llevará invariablemente a la disfunción de los demás, con la consiguiente alteración de la salud y posible (y altamente probable) cronificación del problema. 

simbiosis huésped-microbiota círculo vicioso

simbiosis huésped-microbiota círculo vicioso

¿Hay algo que podamos hacer para evitar este irremediable círculo vicioso? 

Es cierto que si nuestro estilo de vida ha provocado este problema, para repararlo deberíamos volver a un estilo de vida saludable, con una alimentación completa y balanceada, rica y diversa en fibra, sin ultraprocesados, sin azúcares simples, con adecuada suplementación, actividad física regular y mantenernos alejados de toda situación que nos genere estrés (que por el cortisol liberado, aumenta la permeabilidad intestinal). 

Volver a este punto de vida saludable, sin dar un solo paso atrás, sería una manera de salir de este círculo vicioso, aunque incluso en algunos casos, según el grado de cronificación, esto no sería suficiente. 

¿Te imaginas si hubiera algo que te permitiera, con toda seguridad, restablecer y mantener ese equilibrio y por lo tanto reducir la incidencia de enfermedades crónicas? ¡Ya existe! ¡Se llama Winbiota!

Winbiota está diseñado para cuidar los 4 ejes y mantenerlos en equilibrio, con el objetivo de restaurar la simbiosis y preservarla. Cada uno de nuestros ingredientes actúa directa o indirectamente en varios ejes, a través de combos hechos con todo lo que necesitas para restablecer la simbiosis, recuperar tu salud y mantenerla.

Cada uno de los combos de Winbiota está formado por:

  1. Probióticos: bacterias capaces de aportar beneficios al huésped, sin causar daño alguno. Existen 4 variantes, que además de aportar la cepas Bifidobacterium Breve BR03, Lactobacillus plantarum LP01 y Lactobacillus rhamnosus GG, contiente también ingredientes de origen natural que les confieren beneficios específicos, que se adaptan a las necesidades de cada individuo:
  • Winbiota Intestinal Comfort: Con extracto de melisa e hinojo. Creado para personas con malestares intestinales como distensión abdominal, indigestión, reflujo, diarrea y/o estreñimiento.
  • Winbiota Relax: Con Panax ginseng y Ashwagandha. Creado para las personas a quienes el estrés de su día a día les provoca ansiedad, insomnio, fatiga mental, cansancio, etc.
  • Winbiota Energy: Con Rhodiola y Guaraná. Diseñado para personas a quienes les falta energía y siempre le piden un poco más a su día a día.
  • Winbiota Balance: Con extracto de Cardo mariano. Creado para la prevención de afecciones crónicas, al mejorar el tránsito intestinal, fortalecer el sistema inmunitario y mejorar el funcionamiento hepático, entre otros.
  1. Prebióticos: Compuesto de ingredientes seleccionados cuidadosamente que servirán de alimento a las cepas bacterianas por su alto contenido y variedad de fibras. Además los prebióticos de Winbiota contienen otros ingredientes como cúrcuma y quercetina, entre otros, que tienen efecto antioxidante, contribuyen a la mejora en la permeabilidad intestinal y la inflamación crónica.
  2. Omega 3: Ácido graso de origen natural (disponible también de origen vegano). Potente protector celular y regulador de la permeabilidad intestinal, indispensable para la salud cardiaca, vascular y estabilidad nerviosa, entre otros. 

Así, Winbiota ofrece una combinación sin precedentes, diseñado con el objetivo de no dejar ningún aspecto de la simbiosis huésped- microbiota sin atención, cuidando de tu salud a través de la tecnología alimentaria más actual, aprovechando los recursos que la naturaleza nos ha brindado para hacerlo. Ten en cuenta que aun cuando Winbiota por sí sola ha demostrado mejoras claras e inmediatas en la salud, el origen del problema son los cambios en nuestra alimentación y estilo de vida, por lo que recomendamos siempre llevar un estilo de vida sano, con una alimentación completa y balanceada, y realizar ejercicio físico con regularidad, para lograr el máximo beneficio de Winbiota. 

 

 

 

 

 

Winbiota

Deja un Comentario

Abrir chat
¿Tienes alguna duda?
Hola
¿Tienes alguna duda sobre alguno de nuestros productos? ¡Pregúntanos!