Skip to main content

Resumen:
2020
National Library of Medicine

La microbiota humana tiene un papel fundamental en la fisiología y patología del huésped. La alteración microbiana intestinal, también conocida como disbiosis, es una condición asociada no solo a trastornos gastrointestinales sino también a enfermedades que afectan a otros órganos distales. Recientemente se hizo evidente que las bacterias intestinales pueden afectar la fisiología y la inflamación del sistema nervioso central (SNC). El sistema nervioso y el tracto gastrointestinal se comunican a través de una red bidireccional de vías de señalización denominada eje intestino-cerebro, que consta de múltiples conexiones, incluido el nervio vago, el sistema inmunitario y los metabolitos y productos bacterianos. Durante la disbiosis, estas vías se desregulan y se asocian con alteración de la permeabilidad de la barrera hematoencefálica (BBB) y neuroinflamación. Sin embargo, numerosos mecanismos detrás del impacto de la microbiota intestinal en el neurodesarrollo y la patogénesis siguen siendo poco conocidos. Hay varias vías inmunitarias implicadas en la homeostasis y la inflamación del SNC. Entre ellos, la vía del inflamasoma se ha relacionado con afecciones neuroinflamatorias como la esclerosis múltiple, las enfermedades de Alzheimer y Parkinson, pero también con trastornos de ansiedad y depresivos. El complejo del inflamasoma se ensambla tras la activación celular debido a la exposición a microbios, señales de peligro o estrés y conduce a la producción de citocinas proinflamatorias (interleucina-1β e interleucina-18) y piroptosis. Las evidencias sugieren que existe una influencia recíproca de la microbiota y la activación del inflamasoma en el cerebro. Sin embargo, aún no se ha descubierto cómo funciona precisamente esta influencia. Aquí, discutimos el estado del conocimiento y las preguntas abiertas en el campo centrándonos en la función de los metabolitos o productos microbianos intestinales en las células del SNC durante condiciones saludables e inflamatorias, como la esclerosis múltiple, las enfermedades de Alzheimer y Parkinson, y también trastornos neuropsiquiátricos. En particular, nos enfocamos en la vía del inflamasoma innato como mecanismo inmunológico que puede estar involucrado en varias de estas condiciones, al exponerse a ciertos microbios.

Cita:
Rutsch A, Kantsjö JB, Ronchi F. The Gut-Brain Axis: How Microbiota and Host Inflammasome Influence Brain Physiology and Pathology. Front Immunol. 2020 Dec 10;11:604179. doi: 10.3389/fimmu.2020.604179. PMID: 33362788; PMCID: PMC7758428.

ENLACE
Winbiota

Deja un Comentario

Abrir chat
¿Tienes alguna duda?
Hola
¿Tienes alguna duda sobre alguno de nuestros productos? ¡Pregúntanos!