Skip to main content

Resumen:

Los trastornos mentales y las enfermedades neurológicas se están convirtiendo en una carga médica que aumenta rápidamente. Aunque se han realizado extensos estudios, el progreso en el desarrollo de terapias efectivas para estas enfermedades aún ha sido lento. El dilema actual nos recuerda que el ser humano es un superorganismo. Solo cuando tengamos en cuenta al ser humano y a la microbiota asociada al mismo tiempo, podremos comprender mejor estas enfermedades. En los últimos siglos, la microbiota asociada ha experimentado cambios tremendos, mucho más que los genes humanos, debido a las transformaciones modernas en la dieta, el estilo de vida, la atención médica, etc., paralelas a la transición epidemiológica moderna. La investigación existente indica que la microbiota intestinal juega un papel importante en esta transición. De acuerdo con la psicología intestino-cerebro, la microbiota intestinal es una parte crucial de la red intestino-cerebro y se comunica con el cerebro a través del eje microbiota-intestino-cerebro. La microbiota intestinal se desarrolla casi sincrónicamente con el intestino-cerebro, el cerebro y la mente. La microbiota intestinal influye en varios procesos y fenómenos mentales normales, y está involucrada en la fisiopatología de numerosas enfermedades mentales y neurológicas. Apuntar a la microbiota en la terapia para estas enfermedades es un enfoque prometedor que está respaldado por tres teorías: la hipótesis de la microbiota intestinal, la hipótesis del «viejo amigo» y la teoría del intestino permeable. Los efectos de la microbiota intestinal sobre el cerebro y el comportamiento son realizados por el eje microbiota-intestino-cerebro, que se compone principalmente de la vía nerviosa, la vía endocrina y la vía inmunitaria. Sin duda, la psicología intestino-cerebro traerá una gran mejora a la psicología, la neurociencia y la psiquiatría. Varios métodos para mejorar la microbiota, incluido el trasplante de microbiota fecal, probióticos, prebióticos, una dieta saludable y un estilo de vida saludable, han demostrado la capacidad de promover la función del intestino-cerebro, el eje microbiota-intestino-cerebro y el cerebro. Será posible aprovechar la microbiota intestinal para mejorar la salud cerebral y mental y prevenir y tratar enfermedades relacionadas en el futuro.

Cita: Shan Liang, Xiaoli Wu, and Feng Jin, Gut-Brain Psychology: Rethinking Psychology From the Microbiota–Gut–Brain Axis, Front. Integr. Neurosci., 11 September 2018

ENLACE
Winbiota

Deja un Comentario

Abrir chat
¿Tienes alguna duda?
Hola
¿Tienes alguna duda sobre alguno de nuestros productos? ¡Pregúntanos!